986 89 00 21 info@opercebeiro.com

agosto 2014

Lubina rellena

Con unos buenos ejemplares de lubina podemos realizar esta sencilla receta, para la que utilizaremos microondas

1 Lubina grande
250 gr. champiñón
1 cebolla
250 gr. gambas peladas
3 dl. vino blanco
2  yema de Huevo
2 cuchara sopera nata líquida
5 dl. salsa bechamel
1 chorro Aceite de oliva
1 chorro xumo de limón
Sal

Quitar la espina de la lubina, salar y rociar con zumo de limón. Picar la cebolla fina y freír en una sartén con aceite a fuego lento. Cuando esté casi frita, añadir los champiñones laminados y las gambas peladas y rehogar.

Rellenar la lubina con este preparado. Colocar el pescado en una fuente especial para microondas, rociar con vino blanco y hornear 15 minutos dependiendo de la potencia del microondas.

Para finalizar, mezclar la salsa bechamel con las yemas y la nata líquida. Sacar la lubina del microondas, quitarle la piel y cubrir con la salsa.

Las nasas

Gracias a esta arte de pesca llegan a nosotros mariscos desde tiempos remotos.

Se trata de una de las artes de pesca más antiguas y tradicionales, que puede encontrarse en múltiples culturas. En España es un arte muy usada en la costa cantábrica y en Galicia.

La estructura base consiste en un esqueleto de madera, cuya base es de mayor tamaño que su parte superior y estas se encuentran unidos por varillas colocadas en sentido vertical. Dicha estructura se encuentra forrada por varillas del mismo material pero de menor espesor, colocadas en sentido longitudinal en cada plano.

La nasa es una red de pesca pasiva, consistente en una forma de cilindro que se va estrechando (forma de embudo invertido), de forma que cuando la presa (principalmente crustáceos,marisco y cefalópodos) entra en la red, ve dirigido su recorrido, cayendo en un depósito del que le es imposible salir. Se usa con un cebo que incite a los peces o mariscos a introducirse.

 

 

 

La historia del Puerto de Marín

Como sabéis nuestras oficinas las tenemos en el Puerto de Marín. Aunque para muchos es desconocida su historia, esta se remonta muchos siglos atrás.

De la actividad portuaria se tienen noticias desde la antigüedad en los vestigios toponímicos de raíz griega y en el miliario de la época romana cuya inscripción hace referencia a su importancia como vía de comunicación marítima.

En el año 1112, es cuando aparece nombrada por primera vez. Un caballero de la corte de doña Urraca, Diego Arias de Deza, recibe de la reina, como recompensa por sus buenos servicios, el coto de Marín. Cuando fallece su esposa toma el hábito del Císter en 1151, ya anciano en el monasterio de Oseira, le cede a este su coto en Marín y a esta Orden pertenecerá hasta la desamortización del siglo XIX.

Mediado el siglo XVIII, la ría de Pontevedra inicia su despegue comercial e industrial. Su riqueza pesquera explica el establecimiento de numerosas fábricas salazoneras y conserveras junto a otras actividades relacionadas con el mar. Y la Compañía Trasatlántica inauguraba en 1861 un servicio de viaje directo de ida y vuelta a Montevideo y Buenos Aires, en el “Non Plus Ultra”, el día dos de cada mes.