986 89 00 21 info@opercebeiro.com

septiembre 2014

Un mero de 40 kilos

Ayer nos llegó un mero de unas dimensiones muy muy grandes. Solamente con deciros que pesaba algo más de 40 kilogramos ya está casi todo dicho.

“de la mar el mero y de la tierra el cordero”

Es un pescado semigraso y de agua salada. Habita junto a algas, corales y otras zonas protegidas de la costa, en fondos rocosos, con cuevas y grutas. Vive a unas profundidades que oscilan entre los 20 y los 200 metros. Es un pez solitario y muy territorial. Posee un territorio de caza de aproximadamente 500 m2 de su guarida. Su carne es de las más apreciadas para la gastronomía.

Se alimenta de cangrejos, sepias y otras presas, sobre las que se abalanza y aplasta con sus poderosas mandíbulas.

El mero ofrece muchas posibilidades para triunfar entre los niños gracias a su suave sabor y a que apenas contiene espinas. Conviene probar con diferentes recetas hasta encontrar las que más gusten a los pequeños.

Merluza rellena

Un receta en la que es protagonista uno de los pescados con más posibilidades en la cocina: la merluza

1 merluza de 1,5 kg

caldo de pescado:

  • la espina y cabeza de la merluza
  • cabeza de las gambas o langostinos
  • la parte verde de un puerro
  • aceite de oliva virgen extra
  • sal

relleno:

  • parte blanca del puerro
  • 1 diente de ajo
  • 200 gr de gambas o langostinos
  • 100 gr de gulas
  • un chorreon de brandy
  • aceite virgen extra

salsa:

  • 1 cucharada de harina
  • 2 cucharadas de tomate frito
  • el caldo de pescado
  • brandy
  • aceite virgen extra
  • sal

Primero se prepara el caldo. Para ello se pone un poco de aceite en una olla y se fríe la parte verde del puerro y las cascaras de las gambas. Enseguida se añade las espinas y cabeza de la merluza, se rehoga todo y se la añade el agua y un poco de sal. Se tiene cociendo a fuego medio una 1/2hora. Se cuela y reserva.

Después se hace el relleno, para ello se pone aceite en sartén y se echa el puerro y los dientes de ajo picados, se sofríen y añaden las gambas o los langostinos en trozos, se sofríen 2 min y se añade un chorreon de brandy y se flambea. Cuando se apague la llama se añaden las gulas y un poco de sal y se sofríe otro minuto todo junto. Se reserva y se deja templar.

Se pone el horno a calentar a 200º. Mientras se extiende la merluza en una bandeja para horno y se rellena con la farsa. Se cierra la merluza y se sujeta con unos palillos que luego se retiran cuando se vaya a servir.

Aparte se prepara la salsa que se va a echar sobre la merluza. Para ello se pone aceite en una sartén y se echa cuando este caliente la cucharada de harina, se cocina bien y se añade el tomate frito y el brandy. Inmediatamente se echa poco a poco el caldo de pescado que teníamos preparado, moviéndolo con una cuchara de madera o varillas para que no se formen grumos. Sobrara aproximadamente la mitad del caldo. La textura debe quedar como una bechamel ligera.

La mitad de la salsa se echa sobre la merluza y se mete al horno unos 30 min. Unos minutos antes de terminar de asarse se adorna con unos langostinos o gambas y se riega con el resto de la salsa y se vuelve a meter al horno otros 5 minutos. Se sirve inmediatamente.

Las propiedades de los mariscos

Pocas dudas hay de que en Galicia tenemos el mejor marisco del mundo.

El marisco es un alimento muy importante en la nutrición ya que es rico en proteínas, vitaminas y minerales. Y lo mejor de todo es que apenas tiene aporte calórico y tiene muy poca grasa, así que es ideal para dietas. Este tipo de alimento es excelente proveedor de minerales tales como hierro, fósforo, zinc, potasio y yodo, además de tener importantes cantidades de vitaminas A y B.

Casi podríamos decir que, el marisco, contiene absolutamente los mismos beneficios que el pescado blanco, especialmente porque contiene prácticamente los mismos nutrientes y las mismas proteínas.

En cualquier caso, el marisco es rico en vitamina A y ácidos grasos omega-3, además de zinc, selenio y hierro, entre otros.

Por otro lado, nos aportan proteínas de alto valor biológico, necesarias para el correcto crecimiento y desarrollo.

Es importante también señalar que gracias a su bajo aporte calórico, es un alimento que puede incluirse en dietas indicadas para reducir el peso corporal.