986 89 00 21 info@opercebeiro.com

Blog

Pescado fresco, aprende a reconocerlo

Distinguir un pescado fresco de otro que no lo está es más fácil de lo que crees, fíjate en estas cinco claves.

LOS OJOS

Es lo primero en lo que nos tenemos que fijar. El pescado fresco tiene los ojos saltones, esféricos y cristalinos, con la pupila negra y brillante. Desconfía de los pescados con ojos hundidos, la pupila gris o la córnea lechosa, evidencian que ese pescado ya no es fresco.

LA PIEL

El pescado fresco tiene la piel limpia, resbaladiza y brillante, con las escamas duras y brillantes. Además, la carne debe ser firme y elástica, y debe separarse con dificultad de la piel.

LAS AGALLAS

Las agallas se encuentran en la parte de atrás de la cabeza y es por dónde respira y filtra el agua el pescado. El color de las agallas debe ser rojizo o rosa intenso, brillantes y sin mucosidades, resbaladizas al tacto. Si son de color gris o amarillentas, mala señal.

EL OLOR

El pescado fresco tiene que oler a mar y a algas. Si no te huele bien, no te lo lleves a casa, no es fresco.

CAVIDAD ABDOMINAL

Es la primera zona en sufrir la falta de frescura. No debe estar hinchada, ni blanda. Debe estar limpia, ser difícil de separar y no desprender ningún olor. Si la pieza ha sido eviscerada, es posible que la cavidad se muestre hundida y flácida.

Si tienes en cuenta estos cinco aspectos, seguro que nunca te darán gato por liebre.

Desde O Percebeiro te lo podemos fácil y te llevamos directamente a casa a través de nuestra tienda online y 24 horas después de su subasta en lonja, los mejores pescados de las rías gallegas, frescos, frescos!!

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad